domingo, marzo 15, 2009

última letanía










última letanía




arpegio mío

en

qué

cuerda

te escondiste


(habla agonizando)


maderas mueren

esperando

ser resonancia


porqué callaste

ya no puedo ser balada

metal

o sinfonía


(reseca se abandona)


quebrado

instrumento

se ha quedado


no me vibras

no me inundas

con

tu

arpegio

vida mía

(se apaga)



8 comentarios:

COLOMBINA dijo...

ARPEGIOS..., qué recuerdos, piano a cuatro manos, codazos y ensayos de pianistas, cuánta nostalgia de niñez compartida...Poesía pura la tuya, que me hace viajar en el tiempo y el espacio...GRACIS.

mauricio rey dijo...

Bellísimo poema,dulce...y sí...con cierta nostalgia,mas bien añoranza de algo vivido.Un beso,y gracias x llegarte por mi blog.

Mauricio

mabel casas dijo...

colombina:

me sacaste una sonrisa pero no de nostalgia, sino de cuatro manos que iban juntas aparentemente, pero la picardía inocente de las mías buscaban el juego para descansar de los aspegios repetidos en estudio.
Gracias por recordarlo, ahora ya no estamos a la vuelta de la esquina,demasiados km separan del piano y la partitura y me gustaría repetir la experiencia.
Los arpegios del poema van a la música de las personas.En tal caso
se emparentan con tu comentario de otro modo.
besos

mabel casas dijo...

Mauricio
Gracias por encontrar la vibraciónde la música del poema...en realidad son instantes vividos...como arpegios perfectos que a poco parecen causa del efecto de madera reseca...
luego con el tiempo quedan sonando como algo bien oído,feliz, pero pasado y ya no duelen
cariños mabel

elescaramujo dijo...

hacía mucho que no pasaba por tu blog-tampoco paso por el mío, a decir verdad-. me encontré con hermosos poemas. éste especialmente muy intenso. mi reflexión: la palabra cicatriza, la palabra sana, no dejes de pronunciarla.
besos!
Myriam

mabel casas dijo...

gracias MY!!!

tal cual decís la palabra cicatriza
y trasciendepara que cicatrice en otro s por otro y a otros
besos

azpeitia dijo...

El violin siempre se encuentra dormido, como el arpa de Becquer...solo necesita las manos del artista que restituya las notas, que tense sus cuerdas y las haga vibrar afinadamente...La vida es un misterio...y solo nuestra poesía es cpaz de darle sentido...un beso desde azpeitia

rios de la surera dijo...

azpeitia

primero te pido perdón,porque descubro que en las respuestas de los poemas precdentes puse mal tu nick

bello lo que decís del violín dormido
esperando las manos del artísta;
igual la vida; pero también igual puede saltarse una cuerda, perderse una partitura o no regresar a la magia un arpegio ido
cariños