viernes, abril 03, 2009

maridaje de mi














maridaje de mi


cinco pasos

desde que dejé el río

atrás el tambaleo de olvidadas maderas de mi muelle

aquí pasto verde y mi canasto

de aquel mimbre que tejías

manchitas las flores que resisten y los años


cinco pasos

por el camino perdido

entre la graba alguna baldosa asoma

me descubre


cinco pasos

el silencio y la casa

sobre troncos me festeja

se quedó de techos insolados por el rojo

desblancas las paredes

y por gracia la puerta

en pié /entera /esperando / mis llaves y mi cuerpo

ahora estoy en ceremonia de este delta

rompo el almanaque

ya no me hace falta medir el tiempo






mini-pintura de Corina Nelson

4 comentarios:

Liliana Lucki dijo...

Que sorpresa Mabel.

Tu comentario me gusto y te busque rápido.

Me encuentro entre las palabras y la fuerza.

Belleza y dolor.Cruda y realista.

Lo míono se escribe,se pinta.

Feliz de leer tus trabajos. Felicitaciones,saluda Liliana.

mabel casas dijo...

liliana

gracias por tu réplica instantánea
te contesté en tu blog nuevamente, donde me surgió una idea loca de versos y cuadros que te dejé flotando

cariños

azpeitia dijo...

Cinco pasos tan solo nos separan de la luz, de la esperanza de lo que quisimos y no fue, de lo que hubiera sido fácil aceptar, pero nos negamos a ello.
Cinco pasos hubieran bastado para cruzar el umbral de la felicidad, pero no sabíamos que había detrás de la puerta...un abrazo y enhorabuena por tus letras y tu blog...un abrazo de azpeitia

rios de la surera dijo...

azpetia

es cierto, no sabíamos que había detrás de la puerta
es el caso de la vida real

aunque no el de este poema

cariños y gracias por leer y dejar tuspalabras reflexivas y a la vez poéticas