domingo, julio 26, 2009

la glaciara













la glaciara





la ponen de servicio/ de malecón

una atracción/ madam bovary a contraria

tantos pudores critican pero atestan los cuartos

viajeros intoxicando sus muslos

mientras sangran flecos congelados por su boca


dicen que no habla que no mira

que discurre su designio

ante un santo capricho de plantarse /rupturarse

ungiendo pluma azafrán para hundir con sus quimeras


ninguno sabe a la glaciara

como sus propios latidos

condenados al fracaso de unos ojos

donde nadie descubre la metáfora


sus muertes son sin retorno /en ciclicidad de su sino

sin cópula que la preñe /ni tibieza que la desvista




imagen: "la danza" de eduardo luna

4 comentarios:

mi nombre es Alma dijo...

Del frio de la carne nunca puede extraerse vida para el alma.

Saludos

Juanjo dijo...

El frío, más que conservar, mata. Triste es la no-vida de la glaciara, precioso el verso.

mabel casas dijo...

alma

exacta tu acotación, ahora me pregunto que recurso queda cuando los avatares te vuelven témpano? y deseas que el alma viva?

este poema une el género con la geografía, hay un glaciar en nuestro sur "perito Moreno" que visto como una mujer lo violan con lo mediático y su naturaleza es tan necesitada de ser viva en su propio movimiento...sin extraños
abrazos amiga

mabel casas dijo...

juanjo

gracias por sentir expresado ante la glaciara...
espero no la mate el frío y como explico más arriba a Alma...el poema tiene dos entradas la mujer y u n glaciar...si nada andaría a los tumbos en el descuido de la tierra y de lo humano...cada quien tendría más fuerza para ser fuego y vida
cariños