domingo, octubre 25, 2009

pesebre


pesebre

menean las hiedras viejas

sus ramas secas


ay …de verdor se trata

tierno claro

exorcista

de las sucias mantas


ay…de niebla de hojas se trata

en su llanto de recién nacidas

me nombran

pared de parto

desnuda y vestida

ay …de reparir se trata

ha surgido un río

teñido de uvas

tejiendo nuevo


y su amor de pan

amasa la hiedra que me va salvando



2 comentarios:

Dilman dijo...

Amasarse con la naturaleza es un renacer, un resurgir como un río para repartirse como el pan.
Mis saludos Mabel!!!

mi nombre es alma dijo...

Es la rama seca la que calienta y da cobijo.

Un abrazo